30/11/2022

Lo que pasa, la verdad, la realidad y la memoria


 

 

 

 

 

 

 

 

Por POL PLIEGUES

               En 2013 un operador de bolsa calificado podía procesar a lo sumo cinco operaciones por día, hoy, gracias a los algoritmos e inteligencia artificial, procesa un paquete de 10.000 transacciones por día. No fue la pandemia la multiplicación del capital financiero y por ende el distanciamiento social entre pobres y ricos, sino la obediencia a sistemas que nos dicen que hacer. Ya dejamos de controlar las redes y sistemas para convertirnos en sumisos a las mismas, nos dan de comer, entonces nos quedamos en el corral. Hoy en día no sabemos quién controla eso, o sí, pero es tan complicado saber qué hacen, que no tiene sentido saberlo, optamos por no saber.

Los políticos no pueden, no pueden porque no pueden, son incapaces de tomar decisiones que contradigan racionalmente a miles de inteligencias artificiales distribuidas que les dicen qué hacer, pues ellas saben cómo influir en las decisiones de los votantes cómo enjambres de abejas a una flor, pero aislados unos de otros, con decisiones que obedecen a un objetivo propio para el que fueron diseñadas, no hay una inteligencia central que domine un pensamiento lógico y organice una conclusión, por eso el pensamiento racional se ha vuelto insatisfactorio, pues no explica lo que está pasando.

Los sistemas de redes neuronales no procesan de forma centralizada sino distribuida, nadie sabe el proceso por el cual un algoritmo toma una decisión a la cual hay que obedecer, ejemplo de esto son los miles de sistemas inteligentes que toman decisiones en la logística de la distribución de mercancías en el mundo, sistemas que cargan barcos, acomodan y organizan los contenedores dentro del mismo para ser desembarcados, descargados, cargados y reembarcados hacia nuevos rumbos.

Obedecemos sin saber a quién, ni el porqué, pero así funciona nuestro mundo hoy, y es tan vertiginoso el cambio que no lo entendemos. Por eso ellos están locos, la gente, (que no somos nosotros), ¿y nosotros no?, ¿acaso nosotros no estamos igual de locos?, ¿qué sabemos nosotros sobre el mundo que vivimos?, ¿podemos predecir el precio de un corte de carne a futuro sin que un algoritmo nos lo diga?, ¿por qué la bolsa de cereales de Chicago cambia constantemente sus valores?, ¿se adapta a qué?, ¿podemos cambiar que muera de hambre un millón de personas en Nigeria obedeciendo a algoritmos que nos dicen donde hay mayores ganancias?

No, por esto los políticos no pueden, ¿por qué el cambio climático no se tomó en cuenta, si sabíamos lo que iba a pasar de antemano?, ¿por qué hubo miles y millones que no creyeron en la pandemia y fueron empujados a la muerte o al contagio?, ¿por qué no creían hasta que fue tarde? Porque nada tiene sentido, la pandemia debía unir a la humanidad pero no pasó, y no pasó porque los algoritmos están diseñados para otra cosa, a la que obedecemos y ya hemos perdido el control sobre los mismos.

¿Acaso podemos publicar cualquier cosa en una red social o hay un algoritmo que vigila y nos niega o nos castiga? Lo hay. Hoy una corporación como Meta (Facebook, Instagram, Whatsapp), nos obliga a tener tales o cuales comportamientos que ellos han determinado a través de un algoritmo que aprende, vaya a saber qué de nuestro comportamiento, nos vigila y califica poniéndonos en una lista o en otra sobre lo que podemos o no podemos publicar, pasando por encima de las leyes de nuestras naciones, que en definitiva son, las que acordamos para vivir pacíficamente como sociedad. Es por esto que en muchos países están prohibidas y tienen otros sistemas de redes sociales relacionados a las propias leyes de su sociedad.

No somos libres, y cuando lo somos, no sabemos qué decisiones tomar, ya que los datos son confusos, ¿por qué debemos comer lo que producen las empresas alimenticias con tanto ahínco en ganar dinero?, ¿por qué debemos no comerlo? La realidad se confunde hasta en el ejercicio diario de alimentarnos. Si comemos nos envenenamos, si no comemos estamos enfermos de tal o cual disturbio alimenticio nuevo. ¿Por qué en esta condición de dualidad estamos necesitando con tantas ganas que nos impongan lo que debemos hacer y votamos a Bolsonaro?, o ¿ya estamos haciendo lo que nos dicen que hagamos? Las barbaridades que se escuchan a diario para justificar el voto a personas que dicen cruda y claramente de erradicar o extinguir a un grupo humano por el color de piel o por sus ideas religiosas e idiosincrasias o por ambas, están de moda, ¿por qué la racionalidad no anula esos discursos y al tratar de desmontarlos proliferan aún más? ¿Por qué está desapareciendo la historia y vivimos en un presente continuo donde los conocimientos adquiridos con los años no son tomados en cuenta? “Murió la reina de Inglaterra”, eso dicen…

Una máquina nos obliga a responder para realizar una transacción bancaria, “No soy un robot”, ¿What?

En el 2021 había un programa de inteligencia artificial que creaba imágenes con el solo dictado de lo que deseábamos. Por ejemplo “Gokú comiendo hamburguesas pintado estilo impresionista”, usando el banco de datos de internet nos hacía una imagen de Gokú comiendo una hamburguesa pintado estilo impresionista. Un año después esa misma inteligencia artificial es 1000 veces más rápida y eficiente, creando mejores imágenes, más realistas y con menos errores. Recientemente también salieron programas que hacen videos y música, por ejemplo, le damos una melodía y una letra y le decimos que la cante Freddy Mercuri y nace una nueva canción de Queen.

Esto no es fantasía ni futurología, el programa de fotografía se llama Dall•E2, de la empresa Open IA, y está disponible para su descarga y utilización. Estos programas, pues hay varios y de varias compañías, aprenden a la velocidad de la luz y las mejoras no se producen en años como nos tenían acostumbrados los programadores de computadoras, sino en meses o semanas. ¿Cómo sabrán nuestros hijos si Abraham Lincoln no fue asesinado en la avenida Pueyrredón y Rivadavia, en pleno barrio de once, si existe una fotografía y un video de lo sucedido, y hasta una canción de trap que relata lo acontecido cantada por Carlos Gardel?

El concepto mismo de realidad y justificación racional de la misma está en juego. Repito, esto último no es ciencia ficción, está disponible para todo aquel que tenga unos pocos dólares en su tarjeta de crédito, para pagar el uso y probar suerte en hacer lo que quiere, con solo describir en palabras la imagen, video o música que desea.

Para ir terminando, hay quienes se plantan en que la tierra es plana. “Para mí la tierra es plana, demostradme lo contrario”, me dicen. ¿Cómo hago para demostrarle que la tierra NO es plana? No soy Galileo ni Copérnico, ¿para qué debería hacerlo? Pero es mi pareja, estoy enamorado y es amoroso, ¿qué es el amor entonces? Hoy está todo puesto en duda, mientras nos muestran imágenes de los pilares de la creación de estrellas en el universo, tomadas por el telescopio James Webb a 7000  años luz de la tierra, y estamos a pocas décadas de crear energía limpia, ilimitada, por medio de la fusión nuclear, al mismo tiempo nacen grandes grupos de personas que creen en los Anunakis, porque una serie de televisión asegura esto, esa gente vota y elige presidentes que toman decisiones, como entrar o empujar a otros países a una guerra, mientras amenazan con extinguirnos en un enfrentamiento  nuclear.

Estamos jodidos.

  

Últimas Publicaciones

30/11/2022

LA MEMORIA VEGETAL

        Por HUMBERTO ECO       El cerebro humano administra desde el principio de los tiempos una memoria orgánica, y desde la invención de la escritura, una mineral, grabada en piedra…

30/11/2022

MEMORIAS DE UNA JOVEN FORMAL

        Por FACUNDO GARCÍA                 Facultad de Nanterre, en las afueras de París, fines de 1966. El rumor corre entre las sentadas y los debates…

30/11/2022

MEMORIAS ENFERMACIONALES

Por ALEJANDRO PASCOLINI             Edgar Morín es un filósofo francés nacido en 1921 que se interesó en el problema del conocimiento en las ciencias, aportando…

30/11/2022

Lo que pasa, la verdad, la realidad y la memoria

Por POL PLIEGUES                En 2013 un operador de bolsa calificado podía procesar a lo sumo cinco operaciones por día, hoy, gracias a los…

28/11/2022

EL SECRETO DE LA VIDA

EDITORIAL AÑO 4 – N° 24               “El secreto de la vida, sin lugar a dudas es la memoria”. Furibundo Tempo inicia sus charlas…