18/03/2022

REAL POLITIK CIRCUS


 

 

 

 

 

 

 

 

EDITORIAL

Jueves 17 de Marzo de 2022

 

        Si a principios de 2022, cuando ingresábamos en el comienzo del fin de la pandemia, pensábamos que por ahí las cosas empezaban a mejorar: el año nuevo nos recibió con una oleada de calor de 40 grados por diez días consecutivos, seguido de una fina capa de dos semanas de lluvias y tormentas torrenciales para terminar a todo culo con medio país incendiándose literalmente y haciendo que mucha gente se enterara de que sí, hay un ministerio de medio ambiente, sólo que nada hace, nada dice y nadie lo maneja.

De todas maneras, el gobierno va mejorando en estas cosas. Por lo menos en las subsecretarías, donde la de Resiliencia duró menos de 24 horas ante la furia y la burla de propios y extraños. Como no podía ser de otra manera, solamente con crear el ministerio de la buena onda, empeoró el humor social y esto ya se está pareciendo a una comedia de enredos políticos pero hecha por Adrián Suar, con él mismo como protagonista. Todo mal…

 

Por supuesto, las grandes vedettes del verano político fueron el Ministerio de Economía y su super ministro que, hay que decirlo, tiene cara de bueno, de que no va a negociar muy duro con el FMI. Sin embargo, el acuerdo se realizó y ya estás en problemas si casi toda la oposición te vota el acuerdo y la coalición gobernante va divida porque, para algunos, es un sapo demasiado grande de tragar. Fue el acuerdo con el Fondo el que terminó por hacer visible lo que ya se sabía. Hoy el Frente de Todos esta quebrado internamente, aún a sabiendas de las consecuencias que traería el hecho de llegar de esta manera al 2023. No es el acuerdo la causa, en todo caso el detonante. Créase o no, desde la llegada al gobierno las fracciones del FdT proceden como si las demás no contaran. Repartieron las áreas, los ministerios, las subsecretarías con un sentido horizontal de cada quien haciendo y diciendo lo que se les ocurra. No hay una autoridad vertical mínima imprescindible, así que el gobierno se parece más a una tardía asamblea universitaria o a un foro de discusión de coucheo sobre gestión política.

 

Nota aparte y por si hace falta decirlo, la oposición sigue tan miserable y ladina como siempre, sin dejar de atacar los muchos flancos débiles del gobierno, apoyado por una cobertura mediática que les brinda impunidad para hacer casi cualquier cosa.

En la oposición, las peleas pasan por la sucesión: la carrera electoral se juega entre la gestión de Larreta (apoyada por hermosas notas pagas en los medios), la Pato y sus ganas de devorarlo todo y demás misceláneas que esperan su oportunidad. La mayoría, socios y responsables del brutal endeudamiento que nos condena por cien años y que, encima, se la fugaron toda.

Prueba irrefutable de la derrota cultural y la deriva conceptual del campo popular, ellos endeudan al país, desaparecen submarinos, tirotean jubilados, regalan soberanía, llevan armas ilegalmente a Bolivia, espían, roban identidades y no pasa nada. Nosotros tenemos que pedirles permiso para pagar la deuda que se fugaron. No volvimos mejores, volvimos más salames, me parece.

 

Hay que tratar de no caer en la tentación de decir que en realidad nos gobierna Mauricio Fernández, o sea, no nos olvidemos de que el presi fue jefe de campaña de Massa y de Randazzo. Cristina lo eligió por eso. Representa la moderación y la unidad del peronismo. No le vamos a pedir que expropie, no pague la deuda y haga la reforma agraria. O él es un tibio o nosotros, tal vez, vivamos en otra dimensión ¿no?

 

Prepárense para el fin… ¡Para el fin de los precios altos! Declaró el presidente que dijo que este viernes (si, este viernes) empieza la guerra implacable contra la inflación. Mas allá de otra desafortunada frase para anunciar una política de gobierno, el gobierno necesita relanzarse urgentemente. La pandemia (punto para el gobierno en esta gestión demostrada por el éxito del plan de vacunación), la pandemia digo, ya es una excusa. No hay tiempo que perder, porque además las opciones no parecen mejores.

El Nido del Cuco empieza su octava temporada. No somos un programa político, pero hacemos política. Bregaremos en la filosofía, en las artes, en el sinsentido de la vida y en todas las cosas que le dan sentido. Somos expertos en lo contrario, entre otras cosas, porque creemos que nunca hay que tirar la toalla, porque si una construcción falla, hay que poner en marcha otra. El Nido del Cuco combate la tierra arrasada del pensamiento que quiere hacernos creer que todo es lo mismo, que los políticos, la política, en fin, todo siempre fue así, y que todo seguirá así. Los cucos, nosotros, ustedes, todes les cucos que pululan por el conurbano y más allá, no sabemos nada, excepto tal vez una cosa: Que vaciar la política de contenido es abonar el camino del fascismo, es el escenario propicio para sacar del clóset a las almas más retrógradas del presente, es el espacio donde se brinca del plano simbólico a la acción directa. Contra la despolitización, hay que contestar con politización. La batalla, siempre, es cultural. Mientras tanto, en el circo de la política, las voces siguen sonando.

  

Últimas Publicaciones

22/06/2022

EL FIN DEL MUNDO

Por SERGIO KIERNAN                 No fue la primera guerra de la humanidad y tampoco sería la última. Pero la Gran Guerra estaba destinada…

22/06/2022

LAS AGUAS Y LAS LETRAS

Por JUAN FORN                El holandés Frank Westerman adoraba desde chico un libro llamado Kara Bogaz. Nacido en los ’60 de padres miembros del…

21/06/2022

MANUAL DE LAS ANTINOMIAS POLÍTICAS

Por VITO SOSA             Todos los días a la hora 25, paso por la esquina que está a mitad de cuadra. Llego para la dispersión…

21/06/2022

François Dominique Toussaint-Louverture

Por PABLO BRUNO          François Dominique Toussaint-Louverture: Saint Domingue, 20 de mayo de 1743 – Fuerte de Joux, La Cluse-et-Mijoux, cerca de Pontarlier, Francia, 7 de abril…

21/06/2022

UN TAL TIPO ESTEREO TIPO

Por ALBERTO NOGUEROL “El estereotipo es un hecho político, la figura mayor de la ideología” Roland Barthes Juan Estereo Gil Cambiasso era un tal tipo de aquellos lo que se…