26/02/2022

LOS VICIOS NO SON CRÍMENES


 

 

 

 

 

 

 

 

Por LYSANDER SPOONER

Una vindicación de la libertad moral

I

Los vicios son aquellos actos por los cuales un hombre se daña a sí mismo o hace daño a sus bienes. Los crímenes son aquellas acciones por las cuales un hombre daña a otra persona o a sus pertenencias. Los vicios son meramente las equivocaciones cometidas por un hombre en la búsqueda de su propia felicidad.

En oposición a los crímenes, no suponen malicia hacia otros ni interfieren con sus personas o propiedades. En el caso de los vicios, falta la esencia misma del crimen, es decir, el designio de dañar la persona o la propiedad del otro.

Es un principio de la ley que no puede haber crimen sin intención criminal; es decir, sin intención de invadir la persona o la propiedad de otro. Pero nadie se dedica a un vicio con una intención de tal índole. La persona ejerce su vicio exclusivamente por su propia felicidad, sin la más mínima malicia hacia los demás. A menos que esta clara distinción entre vicios y crímenes sea establecida y reconocida por la ley, no podrá haber sobre la tierra cosas tales como el derecho individual, la libertad o la propiedad, junto con el correspondiente e igual derecho de otro hombre al control de su propia persona y propiedad.

El gobierno que proclame que un vicio es un crimen, y lo castigue en tanto tal, intenta falsificar la naturaleza misma de las cosas. Sería tan absurdo como proclamar verdadera a la falsedad, o falsa a la verdad.

II

Cada acto voluntario en la vida de un hombre es o bien virtuoso, o bien vicioso. Esto quiere decir que o bien está en conformidad, o bien en conflicto, con las leyes naturales de la materia o del espíritu de las que dependen su salud y bienestar físico, mental y emocional. En otras palabras, cada acto de su vida tiende, en lo general, a la felicidad o a la infelicidad. Ningún acto de toda su existencia es indiferente. Aún más, cada ser humano difiere de los otros en su constitución física, mental y emocional, y también en las circunstancias que lo rodean. Por lo tanto, muchos actos que son virtuosos y tienden a la felicidad en el caso de una persona, son viciosos y tienden a la infelicidad en el caso de otra. Asimismo, muchas acciones que son virtuosas y tienden a la felicidad para el caso de un hombre y una circunstancia, resultan ser viciosas y tienden a la infelicidad en el caso del mismo hombre, pero en otro momento, y bajo otras circunstancias.

  

Últimas Publicaciones

22/06/2022

EL FIN DEL MUNDO

Por SERGIO KIERNAN                 No fue la primera guerra de la humanidad y tampoco sería la última. Pero la Gran Guerra estaba destinada…

22/06/2022

LAS AGUAS Y LAS LETRAS

Por JUAN FORN                El holandés Frank Westerman adoraba desde chico un libro llamado Kara Bogaz. Nacido en los ’60 de padres miembros del…

21/06/2022

MANUAL DE LAS ANTINOMIAS POLÍTICAS

Por VITO SOSA             Todos los días a la hora 25, paso por la esquina que está a mitad de cuadra. Llego para la dispersión…

21/06/2022

François Dominique Toussaint-Louverture

Por PABLO BRUNO          François Dominique Toussaint-Louverture: Saint Domingue, 20 de mayo de 1743 – Fuerte de Joux, La Cluse-et-Mijoux, cerca de Pontarlier, Francia, 7 de abril…

21/06/2022

UN TAL TIPO ESTEREO TIPO

Por ALBERTO NOGUEROL “El estereotipo es un hecho político, la figura mayor de la ideología” Roland Barthes Juan Estereo Gil Cambiasso era un tal tipo de aquellos lo que se…