21/12/2019

TERRITORIO EN DISPUTA
















 

 

 

EDITORIAL

19 de Diciembre de 2019

 

            No han pasado 10 días de la asunción del nuevo gobierno  y parece que ese constructo llamado realidad, se empeña en repetirse como parodia de un pasado reciente. Cambio de roles mediante, ahora parece que la oposición se dedica a denunciar las burradas del nuevo gobierno y los militantes oficialistas salen a justificar cualquier cosa que surja del gobierno.

Por suerte, es más fácil ahora ya que se puede argumentar con los mismos razonamientos que el Macrismo estableció. 300 pesos de netflix? Pagábamos muy poco. Dos PBI se robó, ya es rica, no va a robar. Siempre apretando al que labura. Hay que poner el hombro. Tengo que compartir Netflix con mi ex. Hubieras cerrado las piernas.

Por supuesto, los representantes de estos ciudadanos que se están gastando el odio en una quincena, no se quedan atrás. Según ellos, el método republicano para construir consensos, enriquecer el dialogo, cerrar la grieta y coso, sería bloquear la asunción de nuevos diputados, negar el quórum frente a la primer ley enviada por el gobierno, y si todo fracasa, incentivar a la gente para que apedree el Parlamento. Si esto lo hacía el peronismo era golpista, ellos lo llaman defender la República.

Por supuesto, cierta progresía también pide mano dura, y ya ni pide reprimir si el agro corta una ruta, sino directamente fumigarlos con glifosato, aunque ellos digan que es inocuo. O los están mandando a formar una banda de cumbia o a ponerse una cervecería, si ya el campo no es rentable. Es que según el mito, el campo es la argentina. Esta operación político cultural realizada  para el primer centenario por la elite terrateniente, logró hacer creer que los intereses de la Nación eran los del campo. El mito gaucho. Mitos que no se construyeron sobre el gaucho montonero ni sobre el Juan Moreira, sino sobre el gaucho convertido en peón y sin estatuto ni derechos. La argentina como una estancia.

Parece difícil entender, pero al acercarse a la cuestión, es claro por qué se piensa que aumentar 3000% los servicios a toda la población sin importar su condición económica era necesario pero un 9% de aumento  a las retenciones que afecta a 20 sojeros millonarios es una aberración. Sí, es tentador crear un Ministerio que anuncie medidas que hagan enojar al campo y a Campanella, pero no es de este modo que las cosas van a cambiar, creando enemigos.

La cosa es que perdimos el foco de la derrota que hemos sufrido. La tan mentada batalla cultural la hemos perdido. Me dirán, ganaremos la guerra. Bueno sí, ojalá, para eso estamos, para dar pelea. Pero hasta ahora, no hay nada más que desolación. La batalla cultural se perdió porque perdimos la capacidad de construir sentido, y no se trata solo de recuperar símbolos, no se trata solo de ver gritar a Zamba: Volvi Putes, desde algún lugar de Tecnopolis. No hace falta más que ver lo que estamos discutiendo: De enserio, el precio del cable? De enserio, el dólar turista? Te sale más caro irte al exterior? Mira vos que loco. Así que ahora te volvió a preocupar la plata de los jubilados? De enserio pensaste que las  cosas iban a cambiar de un día para el otro solo porque este presidente no pasa 10 horas por día recostado en una reposera?

O sea, te comiste 4 años de una estafa que te dejó comiendo arroz 8 días a la semana y te enojas ahora porque suben retenciones, no bajan ganancias, no vas a poder comprar dólares que nunca comprabas, no llenaste la heladera, no querés mantener vagos? Qué estamos discutiendo. Nos la agarramos con la izquierda , que hacen lo que tienen que hacer, porque ellos consideran que dentro del estado burgués no hay nada que hacer para el beneficio de los trabajadores. Tal vez tengan razón, casi seguro les diría, pero no sé para que se presentan a elecciones entonces, solo para ser testimoniales?

Argentina es un espacio de disputa permanente, pero no hay nada que podamos hacer mientras sigamos debatiendo en base a agendas mediáticas que son totalmente intencionales. No quieren que pensemos en el otro, quieren que nos preocupemos solo por nuestro bienestar. No quieren que la solidaridad sea nuestra bandera hacia mejores horizontes.

Si no revertimos esta derrota, no hay ninguna posibilidad real de transformación social.

   

Escuchá EL NIDO DEL CUCO


Widget not in any sidebars