09/11/2019

CAMPO MINADO









 








 

 

 

EDITORIAL   

7 de Noviembre de 2019

 

            Como un hormiguero que acaba de ser pateado, el periodismo oficialista independiente corre de un lado para otro sin saber para dónde arrancar y tratando de encontrar maneras de minar el campo de acción del futuro gobierno. Más gato cuántico que nunca, se quiere instalar que el presidente saliente perdió pero al mismo tiempo ganó, siendo la frase “empate técnico”, la más hilarante escuchada desde que se supo el ganador. 

Como sabemos, un número tirado al aire es solo un número sin un contexto; ya pasó en 2015, donde un modelo denominado Nacional y Popular, después de gobernar  12 años, al perder en un ballotage por 2 puntos, tenía que hacer una autocrítica porque estaba acabado (no vuelven más). Ahora, nos quieren meter que un gobierno Neoliberal, luego de gobernar solo 4 años, que pierde por más de 8 puntos, en primera vuelta, no debe hacer autocrítica porque está muy fuerte y entero. 

Al mismo tiempo, los trolls del gobierno se la pasan haciendo horas extras porque a partir del 10 de Diciembre van a tener que garrarlapala a dos manos si quieren mantener su nivel de ingresos. Cobardemente se dedican a atacar  familiares, tiran noticias falsas sobre la salud del presidente, o hablan de un doble comando de poder que no se verifica en la realidad y que solo sirve para sembrar desconcierto sobre los tiempos que se vienen. Y miedo. El viejo miedo gorila que por una vez tendríamos que hacer realidad…

El 10 de Diciembre, tendríamos que ocupar de micros todos los carriles de la 9 de julio, regalar vino, que en el paseo del bajo se instalen parrillas gigantes para los choris, que la vicepresidenta suba a un escenario y  diga: Saben dónde enterré el PBI, mientras se agarra con dos manos  la entrepierna… Pobre el antiperonista, condenado a vivir el resto de su vida entre períodos de peronismo y período de temor a la vuelta del peronismo.

Por supuesto, la derecha no es la única que siembra de minas explosivas al campo popular. De repente  volvió  a aparecer uno que no sabíamos dónde estaba, al que no se le  quemó un solo tren en 4 años, que no hizo un paro siquiera, que siempre se dedicó a dar consejos chotos moralizantes y que tiene una relación dudosa con el poder. Si quisiéramos explicar en una sola imagen la deriva que atraviesa la izquierda, no hace falta más que escuchar al Pollo Sobrero decir que el gobierno popular que todavía no asumió, ya lo ha desilusionado. Amenazando con el quilombo que va a hacer, todo disfrazado de plan de lucha.

Ojo, no es por darle carta blanca al peronismo y pretender que acá triunfó una revolución y el proletariado llego al poder. Decíamos no hace mucho que es nuestro deber exigir fuertemente que todo lo que se prometió se cumpla, y sabemos que de este lado de la grieta hay algunos que no son mejores que los que están del otro lado, pero de lejos, si usted mira, puede ver como la izquierda y la derecha se unen en un punto con reclamos y estrategias muy parecidas. Hay que pensarlo eso también, o sea, el campo popular tiene que reflexionar mucho sobre su propia constitución y sus objetivos.

Es el momento de plantear nuevos horizontes, salir de los que nos quieren convencer de que hay un solo camino, son esos que se burlan de la astrología pero nos quieren hacer creer que el mercado se autorregula. Y ya es hora de dejar de creer en cuentos. O ser finalmente los guionistas de nuestra propia historia.

Arturo Jaureche: “El nacionalismo de ustedes, se parece al amor del hijo junto a la tumba del padre; el nuestro, se parece al amor del padre junto a la cuna del hijo. Y esta es la sustancial diferencia: para ustedes la Nación se realizó y fue derogada. Para nosotros, sigue todavía naciendo”.

 

EL NIDO DEL CUCO

   

Escuchá EL NIDO DEL CUCO


Widget not in any sidebars