10/12/2020

LA INFANCIA HUYE EN UN POEMA


 

 

 

 

 

 

 

 

Nika Giorgievna Turbiná (1974 – 2002). Poeta ruso-ucraniana, es conocida por sus poemas escritos a muy temprana edad. A los 11 años alcanzó la cima al obtener El León de Oro en el Festival Internacional de Poesía de Venecia, premio que sólo había ganado otra rusa: Anna Ajmátova. Sobre Nika Turbiná escribían en los diarios, la invitaban a los programas de televisión y a los conciertos poéticos donde recitaba junto a los poetas consagrados. Sabía cautivar al auditorio con su voz que transparentaba desprotección y al mismo tiempo una seguridad amarga y trágica. Según su relato, una vez cayó accidentalmente de un balcón y sobrevivió, sucedió en 1997. Sus amigos confesaron que Nika se había lanzado del balcón de un quinto piso después de una pelea, sobrevivió pero su columna vertebral quedó perjudicada. A los 27 años el episodio se repitió y le quitó la vida. A continuación, algunos de sus poemas.

 

MUÑECA

(1983 – escrito a los siete años)

 

Soy como muñeca rota.

Olvidaron colocar

En mi pecho un corazón

Inútil me abandonaron

En un oscuro rincón.

Soy una muñeca rota

Sólo oigo al amanecer

El suave susurro del sueño:

«Duerme querida, largamente,

Los años vuelan,

Cuando despiertes

La gente otra vez querrá

Tomarte en sus brazos

Arrullarte, jugar:

Tu corazón latirá…»

Sólo da miedo esperar.

 

LA VOZ

 

Por las avenidas del parque,

como una canica de cristal,

tu voz vibrante

se me adelanta.

Corre por los techos,

entre las hojas,

en el susurro del otoño

encuentra su música.

Frena de golpe

junto a ese banco

donde hay

un farol roto.

La risa de tu canica de cristal

lanza chispas

y de pronto el farol roto

se ilumina.

 

(1981)

 

 

EL NACIEMINTO DEL POEMA

 

Son pesados mis poemas:

piedras cuesta arriba.

Las llevaré

hasta el pie del monte,

caeré con el rostro en la hierba

no habrá lágrimas suficientes.

Romperé la estrofa

y llorará el verso.

La ortiga

se clavará con dolor

en mi mano.

La amargura del día

se convertirá en palabras.

 

(1982)

 

 

MIS POEMAS

 

Mis poemas se parecen

a un manojo de hilos

enredados por un niño.

Por la mañana intento

separarlos en hermosos ovillos.

¡Pero qué tarea absurda!

Ya al atardecer,

el piso, la pared, la calle, las casas,

todo confundido.

Mis poemas se parecen

a un largo manto de varios colores.

No, al camino

por el que haré rodar

mi ovillo, mi siglo…

Que un niño enrede los hilos,

no es posible ir por un camino recto.

Y con sólo un color no se puede

llenar el mundo entero.

Que mis palabras sean un acroíris.

 

(1985-1987)

  

Últimas Publicaciones

14/12/2020

PESADA HERENCIA

        Por ANDRÉS GARCÍACuando manyés que a tu ladoSe prueban las pilchasQue vas a dejar…Te acordarás de este otarioQue un día, cansado,Se puso a ladrar.Yira yira (E. S. Discépolo)      …

13/12/2020

CIUDAD JARDÍN EVA PERÓN

Por Lourdes Torres “Grasitas, grasitas míos, Evita lo vigila todo, Evita va a volver por este barrio y por todos los barrios para que no les hagan nada a sus…

13/12/2020

SON MIS SÁBANAS

Por SERGIO DI BUCCHIANICO Son las sombras del destino Las que desnudan impecables Cuerpos sin figura demarcada, En las tiranías absolutas del abismo. Ahogados de si mismos, los manantiales Construyen…

12/12/2020

NO ES CIERTO QUE NADA VOLVERÁ A SER IGUAL

        Por Michel HouellebecqUn poco peor, respuestas a algunos amigos…Este confinamiento me parece la oportunidad ideal para resolver una vieja disputa entre Flaubert y Nietzsche. En algún lugar (he olvidado dónde)…

12/12/2020

Sergei Esenin- Morir en esta vida no es nuevo

Por ALEJANDRO SWARCMAN Poeta y visionario, fundó el Imaginismo Ruso, corriente que postulaba que todo arte está basado en imágenes y es la plasticidad de dichas imágenes la que constituye…