13/04/2019

COSTUMBRES ARGENTINAS












 

 

 

EDITORIAL

Jueves 11 de Abril

 

        Cuando  parecía que ya  nada podía superar  las declaraciones y confusiones del mejor equipo de los últimos 50 años, cuando casi nos habíamos acostumbrado a un presidente que se declara en contra de prohibir que fumiguen escuelas, cuando la ministra de seguridad detiene deportistas, artistas, deporta pakistaníes (todo eso en busca de terroristas), cuando el ministro de economía dice que está todo bien y pone cara de estar muriéndose de risa por dentro, en fin, cuando ya parece que nada nos sorprende, se anuncia un paro de transportes… ¡El 1° de Mayo!

Genial, es la muerte del humor político, no hay manera de superar este tipo de declaraciones. La CGT se junta a ver qué hace con esta olla a presión que les está por reventar, Moyano, que inauguró estatuas de Perón con el actual presidente llama a un paro el 30, mientras trata de flojos a la CGT, no hay candidato opositor todavía, todos quieren el paro pero todos saben que un paro nacional no cambia nada si no se continua con algún tipo de acción… El país parece una burbuja a punto de reventar y sin embargo, ahí sigue flotando en el viento norte que nos trae a través del FMI felicitaciones por el buen camino que estamos recorriendo. Y, como esto es Argentina y nos comemos cualquiera, el organismo internacional aprovecha y directamente nos  amenaza diciéndonos que sería un tontería dejar de hacer lo que se está haciendo.

En el país de las vacas, la carne cae a su nivel más bajo de consumo en 50 años. Por suerte, se terminó con la argentina choripanera, no porque los egresados del Cardenal Newman  hayan hecho algo, sino porque comerse un choripán sale 664% más caro que en el 2015. No hay marcha que aguante así. El periodismo milita el ajuste dando consejos para elegir bien los alimentos ahora que está de moda comer una sola vez al día, pero también empiezan a escucharse voces que se autoproclaman engañadas, estafadas en su buena fe. La patria mediática oficialista guarda un silencio frente a los escándalos de este gobierno, que en cualquier país con estado de derecho, ya habría sido suficiente para la renuncia de la mitad de los ministros e inclusive de la legitimidad del mismo. Pero esto es así, ni siquiera hay sentido común ya, como en el país de las maravillas, cualquier cosa puede suceder… En el país de la carne, encarcelamos a su rey y votamos a los ladrones de vacas, y todo por culpa del Peronismo dicen.

Tierra de acomodados y excluidos, la percepción de vidas de primera y vidas de segunda se instala en buena parte de la población que cuenta con ciertos privilegios y supone que es más importante defender sus propiedades que la vida de un laburante, de un pibe, de cualquiera que no tenga nada o menos que ellos. Así es, ese es otro de los inventos argentinos: La birome, el dulce de leche, el colectivo, votar a la derecha porque no te bancas el progreso del negro de mierda.

Un país inviable, un país invivible, eso hicieron, eso nos espera, y nadie parece tener idea de qué vamos a hacer con todo esto. Muchos se sienten estafados, se sienten unos boludos, nosotros sabemos que son cómplices. Y muchos están contentos porque pueden comprar una unidad de aceite y dos leches por persona porque hay que poner el hombro y coso…

Jaureche, siempre Jaureche: “La economía moderna es dirigida. O la dirige el Estado o la dirigen los poderes económicos. Estamos en un mundo económicamente organizado por medidas políticas, y el que no organiza su economía políticamente es una víctima. El cuento de la división internacional del trabajo, con el de la libertad de comercio, que es su ejecución, es pues una de las tantas formulaciones doctrinarias, destinadas a impedir que organicemos sobre los hechos nuestra propia doctrina económica”.

   

Escuchá EL NIDO DEL CUCO