31/03/2019

PAMI HORROR SHOW

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POR SERGIO DI BUCCHIANICO

YOLANDA  Y SUS FANTASMAS

 

              En la penumbra de la habitación se divisaba la figura de un cuerpo embutido en las cobijas de la cama, los demás muebles parecían sombras inmóviles y únicos testigos del dialogo lisérgico que Yolanda sostenía con sus fantasmas: “señor guarde ese revolver que están por llegar mi hijo y mi nieta, esa ropa que tiene puesta es mía… señora, Tito… saca ese camión rojo de la pieza”. El Alzheimer desplegaba todo su poderío en el anciano cerebro de la mujer que en otro tiempo había doblegado todos los acertijos, superado obstáculos de orígenes variados a fuerza de sacrificios inhumanos y revertido destinos miserables de pobrezas consumadas y de herencias saturadas de maltrato, violencia y muerte, en esas marginalidades impuestas por la historia, que no es individual sino social, donde la responsabilidad de la suerte esta a cargo de la ausencia.

El medico de cabecera diagnosticó: “brote psicótico” además de Alzheimer, Parkinson, constipación y parálisis en las dos piernas. Pero la empresa de traslados evaluó que no era para trasladarla porque Yolanda estaba compensada, su presión y oxigenación sanguínea eran normal y mantenía los signos vitales intactos. “¿Te parece que está bien? – le dije al médico a cargo. “Se tiene que estar muriendo para ser trasladada” – me contestó.

Unos días después: deshidratación, infección urinaria y neumonía se sumaron a los pérfidos agresores de Yolanda, iniciándose así el periplo burocrático de autorizaciones, trámites absurdos y el gélido contacto profesional tan siniestro y letal como un virus, conformando el coctel ideal para el descarte de quien ya no forma parte, como el engranaje deteriorado de la maquinaria que ya lo remplazó.

Pero una vez realizada la gesta burocrática, de haber vencido en la batalla de papeleos garantes de fortunas empresariales, Yolanda y sus fantasmas fueron internados en el hospital privado prestador de servicios del PAMI durante tres jornadas, y ya sin infecciones y con materia fecal en los pañales la internación se hizo domiciliaria, con colchón antiescaras, una silla de ruedas, veinte minutos de kinesiólogo cinco días a la semana, diez minutos en la mañana y la tarde de enfermería y cuatro horas de lunes a viernes la compañía de una cuidadora, todo por tres meses. Después veremos, dijeron.

Estos son los triunfos de Yolanda en el tramo final de su vida, sobrecargada de trabajo y aportes para un orden que reproduce desigualdad del centro a la periferia, desde la raíz hacia el follaje y en todos los ámbitos, pues tanto el plus valor apropiado de la producción realizada, como la descarada reclusión  compulsiva a morir democráticamente en la propia cama, bajo la piedad de un dios inexistente, son los testimonios crueles del funcionamiento de este imperfecto pero único sistema posible, como suelen decir algunos marranos mediáticos.

“El destino es una casualidad que se organiza” escribió alguna vez el gran Andrés Rivera, y para intentar corroborar la verdad o falsedad de esta máxima y su posible relación con Yolanda y sus fantasmas, decidí indagar un poco en los orígenes del PAMI, su funcionamiento y estructura, sus  deficiencias y aciertos; para quizás poder descubrir si el destino de Yolanda- a pesar de los esfuerzos bien intencionados del personal sanitario- son el resultado de una casualidad o el pasaje canalla de ciudadana a víctima, en una organización apéndice de una superestructura cuya existencia pareciera ser, perpetuar relaciones de poder inherentes a la lógica del capital, empática con prebendas y ganancias más que con personas, cuya única e involuntaria realidad es pertenecer a ese segmento etáreo que denominamos tercera edad.

Hacia 1971 la falta de atención médica y social que sufrían los jubilados por parte de sus obras sociales, hicieron que se creara en Argentina por medio de la ley 19032 – conocida como ley Manrique- el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP), y dentro de esta institución se destaco el Plan de Atención Médica Integral (PAMI).

A lo largo de diecinueve artículos dicha ley se proponía la integración de toda la clase pasiva, en lo que respecta a los servicios sociales y la mejora en la calidad de sus prestaciones; y por primera vez en el país se dotaba a jubilados y pensionados de un régimen que les permitía  acceder a prestaciones médico asistenciales y demás servicios sociales, a los que eran igualitariamente acreedores.

En su trabajo monográfico “Una mirada hacia el interior del PAMI”, del año 2004, Felisa Pinilla, licenciada en Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, nos cuenta algunas formalidades estructurales del instituto: “Un directorio a cargo de un presidente, tres representantes de los jubilados, dos en representación de los activos y cinco en representación del estado nombrados por el poder ejecutivo, con facultades y obligaciones tales como “administrar los fondos y bienes del Instituto; fijar la orientación, planeamiento y coordinación de los servicios que se presten; determinar la distribución de los recursos, en función de los planes, programas y proyectos que se elaboren; ejercer el control administrativo y técnico de todas las prestaciones; establecer las prestaciones reglamentando sus modalidades y beneficiarios y fijando en su caso, los aranceles correspondientes; confeccionar y aprobar el presupuesto anual de gastos y cálculo de sus recursos y la cuenta de inversiones; comprar, gravar y vender bienes, gestionar y contratar préstamos, celebrar toda clase de contratos y convenios de reciprocidad o de prestación de servicios con entidades nacionales, o privadas; resolver los recursos que el personal del Instituto, afiliados o terceros interpongan contra las decisiones del presidente…”. Aunque la licenciada Pinilla también afirma que la “intervención del estado favoreció el nombramiento de cargos de marcada importancia que respondían al favoritismo político del gobierno de turno”, evidenciando que como consecuencia de ello, las crisis aparecieron en el PAMI para no desaparecer jamás.

Vale la pena recordar que el PAMI fue creado para que fuera administrado por sus propios afiliados pero eso nunca sucedió ya que su presidente siempre fue designado por el gobierno de turno sea este democrático o de facto. “En 47 años de intervención, el PAMI ha servido de botín de guerra para los gobernantes de turno. “Sería positivo”, tal vez, “que les entregaran su administración a los jubilados como dicen los estatutos o se fundara una nueva obra social que asegurara una vejez más digna a sus afiliados” (La gaceta 22-07-2018).

Entre tanto, podría resultar apropiado destacar que la ciudad de Bariloche no escapa de la crisis histórica del PAMI como pareciera quedar demostrado en las palabras del doctor Fabián Tumino, médico auditor del PAMI Bariloche cuando afirma: “La grave crisis prestacional que afecta la actualidad del PAMI, el empobrecimiento del recurso humano calificado por el desconocimiento y el abandono del mismo, las largas colas en cada dependencia del PAMI para cumplir con los requisitos impuestos por una burocracia asfixiante, el creciente número de afiliados que tienen que sacar número para demostrar su pobreza (con el fin de no perder su derecho a un subsidio social que le permita adquirir medicamentos que, de otra manera, les sería imposible ante los incrementos de precios de uno de los grupos económicos mundiales más poderosos y deshumanizados que existen: la Industria Farmacéutica), las demoras generadas en la provisión de elementos de ortopedia, prótesis (que obligan a reprogramaciones permanentes de las cirugías), audífonos, marcapasos, camas, sillas de ruedas, bolsas de ostomía, medicamentos que requieren las autorizaciones pertinentes de Nivel Central (como inmunosupresores, oncológicos, suplementos dietarios, etc.) vienen transformando la relación entre afiliados y empleados (que siempre se caracterizó por el buen trato y la cordialidad) en un enfrentamiento entre  víctimas, ya que los verdaderos responsables de semejantes decisiones nunca dan la cara y no saben, ni conocen, lo que representa estar frente a un jubilado y, mucho menos, a un colectivo de personas vulnerables que reclaman por sus derechos de manera genuina al sentir que, día a día, la institución se los viene robando”.

Y en otro orden de cosas el doctor Tumino agrega: “La modificación del organigrama institucional con incorporación de nuevo personal ha sido para fortalecer la estructura de sus recursos humanos, únicamente,  en las esferas jerárquicas y gerenciales: 351 cargos nuevos en esta gestión con sueldos que rondan los 161 mil pesos mensuales, en gerencias y subgerencias (muchas creadas para las mencionadas incorporaciones), sin experiencia en salud, en temas sociales o en la problemática de los Adultos Mayores. Con estas decisiones PAMI incrementó en 27,6 millones de pesos mensuales su masa salarial. En otras palabras: faltan médicos, enfermeros, trabajadores sociales, técnicos, administrativos, etc., que estén en la trinchera… pero se aumenta descaradamente la planta jerárquica.

Esto redunda en sobredimensión estructural, duplicación y superposición de áreas que dificultan la integración y la articulación entre Programas.

116 mil millones de pesos fue el Presupuesto asignado a PAMI para 2017, es decir un 41.40% más que en 2016.

Presupuesto PAMI 2016: $ 82.365 millones

Presupuesto PAMI 2017: $ 116.467 millones

Sería de imaginar que semejante incremento presupuestario redundaría en más y mejores Prestaciones… ¿No es cierto?…  Por extraño que parezca la respuesta es ¡¡¡NO!!!

Los gastos en Prestaciones farmacéuticas –continua Tumino- aumentaron un 199.85% respecto a 2016… sin embargo se redujo el listado de medicamentos crónicos, se redujo la cantidad de medicamentos sin cargo… y se limitaron los subsidios sociales sobre medicamentos para la cobertura al 100%… o sea, se le pagará a la Industria Farmacéutica más del doble que en 2016 pero se entregarán muchísimos menos medicamentos…

La partida asignada a internaciones domiciliarias aumentaron un 2808% (de $125 millones anuales en 2016 se pasó a 3524 millones en 2017)… y para una prestación similar pero con fines sociales:  $ 1165 millones… Un total de $ 4600 millones que se pagan a empresas privadas que tampoco resulta en prestaciones de mayor calidad… Muy por el contrario, un sistema que requiere una auditoría domiciliaria, sin el recurso humano suficiente, se torna en un servicio de mala calidad, constantes incumplimientos y quejas permanentes de nuestros afiliados… Conclusión: un incremento presupuestario  astronómico que no se justifica por un aumento proporcional de la cantidad de prestaciones y mucho menos por el mejoramiento de su calidad” (Tumino Fabián, dialogo con el vespertino de Radio Seis Bariloche).

Pero ahora el hoy, es el tiempo que transcurre en un mientras tanto que se eterniza con impiedad, y el destino no parece ser una casualidad que se organiza sino mas bien una causalidad, que se entroniza en la normalidad de las relaciones sociales que sostienen el andamiaje perverso de un régimen económico, político y cultural, legitimado cada dos años en las urnas del infierno de una democracia tan falaz como siniestra, agiornada con pobreza estructural, corrupción y ancianidades descartables.

Por el momento los días de Yolanda se suceden con la serenidad y la paz propia de los cementerios, entre pañales, medicamentos y atenciones escasas, refugiada en la ternura que proporciona el contacto con un pasado, cada vez mas cargado de fantasía sanadora de heridas en el alma, sumergida en disparatados e inofensivos diálogos con las ánimas que la habitan; y en el vano deseo de acompañar sus horas, yo observo expectante la escena procurando participar del coloquio delirante; pero me resulta imposible penetrar en esa especie de pacto secreto construido entre Yolanda y sus fantasmas, pues con los ojos clavados en el techo y la fascinación de un espectador atrapado por la trama de un guión alucinante, me dice: ¡Shhh! Callate… No ves que estoy mirando una obra de teatro, no interrumpas a los actores…  

  

Últimas Publicaciones

19/04/2019

EL NIDO DEL CUCO – 18/04/2019

EDITORIAL Apertura Información selectiva – Alejandro Braile Touluse Lautrec – Ramiro Cabrera El Padrino II – Alejandro Pascolini Fútbol inglés – Ariel Stieben  Bloque Musical – Facundo Garcia Noticias en…

17/04/2019

Daniel Rojas – La canción sigue siendo la misma

         Por Daniel Rojas”La Canción sigue siendo la misma”, una película de rock en tiempos de dictadura cívico-militar, rituales y sensación de libertad. Sábados de trasnoche en el Cine Lara.EL NIDO…

16/04/2019

EL NIDO DEL CUCO – 11/04/2019

EDITORIAL Apertura Cuando decimos Buenos Aires, qué estamos diciendo? – Alejandro Braile Ringo Bonavena – Segundos afuera. Tabaré Cardozo – Ariel Stieben  El Padrino I – Alejandro Pascolini Bloque deportivo…

13/04/2019

COSTUMBRES ARGENTINAS

  EDITORIAL Jueves 11 de Abril         Cuando  parecía que ya  nada podía superar  las declaraciones y confusiones del mejor equipo de los últimos 50 años, cuando…

10/04/2019

Fútbol Femenino – La lucha de las mujeres por jugar

Por Ariel Stieben EL NIDO DEL CUCO Jueves de 21 a 00 hs Por FM FRIBUAY 90.7 www.fmfribuay.org.ar Hacete amigo: https://www.facebook.com/nidodelkuko/ Web: http://www.elnidodelcuco.com.ar/