15/02/2019

CACOCRACIA

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POR ANDRÉS GARCÍA

        Nadie a esta altura podría negar que estamos en medio de un cambalache mediático que no nos deja pensar correctamente, ni asimilar lo que está pasando. Indigestados de información dudosa, de respuestas y soluciones que solo constipan. Falsos debates en donde nadie se escucha, en donde todos se acusan y nadie se hace cargo. Faltan las preguntas, las verdaderas preguntas, las que nos hacen pensar; las preguntas que incomodan, que molestan, que ponen todo en duda, que calan en la médula ósea social. Es el momento de una subversión política, de un cambio de paradigma.

35 años de democracia ininterrumpida no son garantía de un estado de salud social y político. ¿Se ha formulado la pregunta acerca del valor de la democracia? Sí. Tenemos con qué comparar en nuestro país. Hasta ahora, en muchos aspectos, demostró ser mejor que las dictaduras cívico-militares. Pero, ¿ha frenado o ha estimulado hasta ahora el desarrollo humano? ¿Es un signo de indigencia, de empobrecimiento, de degeneración de la vida, o por el contrario, en ella se manifiesta la plenitud, la fortaleza, la voluntad de la vida, su valor, su confianza o su futuro? Estas preguntas, que nos llegan de boca de Nietzsche, encienden el fuego de una crítica de los valores.

¿Alguna vez nos hemos preguntado si este ensayo democrático nos ha fortalecido como sociedad, nos ha desarrollado espiritualmente, nos ha hecho dignos de nuestros logros y críticos de nuestras fallas? ¿O por el contrario, nos ha vuelto mansos, serviles, y por qué no idiotas? ¿Y las nuevas generaciones políticas, pudieron pensar en grande, han desarrollado proyectos revolucionarios, se han enfrentado a las viejas momias del poder? ¿O sucumbieron a la demagogia, a las viejas recetas que llevan al fracaso, a la mímica republicana que empequeñece y en un servilismo colonial consentido?

Hay síntomas. ¿Cuántas veces hemos tropezado con la misma piedra? ¿Cómo es posible que siga latente una mentalidad de telenovela obnubilada por globos de colores y evangelios apócrifos del amor? ¿Qué podemos esperar de un sistema que no ofrece garantías a los incrédulos? (No hay responsabilidad legal ni contractual de los candidatos). ¿Quién dijo que se ha separado la iglesia del Estado? Más bien se fusionaron. Hoy todo es cuestión de fe y esperanza. El Estado de Derecho en las antípodas de la Inquisición. La corrupción y el latrocinio como espectáculo institucionalizado. Ya lo predijo una ex funcionaria de gobierno de los ’90: “Hay que hacer lo imposible para que lo inmoral y lo legal sean lo mismo”. La genealogía de lo inmoral se expresa en la historia de la política y en el comportamiento popular.

Ningún sistema político es perfecto ni bueno en sí mismo, el valor está dado en los resultados, en los desafíos que despierte, en las fuerzas creativas que se manifiesten, en la alegría contagiosa. Hemos tenido experiencias cercanas, castradas a tiempo por esas fuerzas del odio y la venganza, que en su espíritu mezquino quiere empequeñecer y momificar todo.

Lamentablemente estos 35 años de ensayo democrático degeneraron en una Cacocracia, que es precisamente el gobierno de los peores, los que menos saben, y los que precisamente menos interés tienen en el bien común. Los cacos no solo son los ladrones, sino los timadores, estafadores y defraudadores históricos que atentan contra un estado de bienestar y de derecho, y se vanaglorian de la ignorancia supina. ¿Qué nos pasó en estas 3 décadas para haber degenerado en esto? ¿Nadie se dio cuenta que vamos marcha atrás en el autobús de un perverso taxidermista? ¡Nos están desollando y rellenando de estopa, para que quedemos derechitos y humanos en la repisa de un museo bananero!

 

La Democracia si hay algo que demostró concretamente fue su rotundo fracaso. Fue cooptada rápidamente por el poder económico, y como es representativa, hoy representa con gran celo a las Corporaciones. Qué digo representan, si están de los dos lados del mostrador… Esa es la trampa. La Democracia no debe ser representativa, debe ser participativa, porque cuando no participás del poder te quedás afuera, y mirás de lejos el festín de una minoría, que con desprecio caritativo deja las escasas sobras para que se pelee la manada.

“Hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos es la definición de locura”, dijo Einstein alguna vez. Yo diría que es la definición de estupidez e ignorancia. Nuestra historia se repite una y otra vez con la promesa de un cambio, con las mismas promesas, con los mismos manuales del fracaso. Y los idiotas aplauden una película que vieron cientos de veces esperanzados de ver un final distinto.

¿Podemos esperar algo diferente? 200 años de historia y los mismos Patricios tienen la vaca atada. Los mismos apellidos detrás de cada catástrofe, de cada delito. ¿Y la clase media, y no tan media, que siempre se indigna de esto con un comportamiento vergonzoso y miserable, poniéndose del lado del enemigo, adoptando celosamente su ideología y sus valores, sin ser capaz de identificar las verdaderas causas de sus males, porque mira todo con anteojos prestados que le muestran que los culpables están al lado suyo, que “algo habrán hecho”, que “se embarazan por un plan”, que “con sus impuestos mantiene vagos”, pero que él es digno porque “lo que tiene lo hizo laburando”? Los desclasados son el reflejo patético de esa “Burguesía con olor a bosta” que sueña ser como la Aristocracia europea. El reflejo de un reflejo, la sombra de otra sombra. La degradación.

 

Pero el ser humano es jodido y se sigue haciendo preguntas, practica a veces el arte de la sospecha, y prepara el terreno para una subversión, que siempre es un ensayo. La lucha siempre es despareja pero no imposible. Es hora de una profunda autocrítica.

Nosotros los Cucos no estamos acá para darte respuestas y soluciones, estamos acá para formular las preguntas que haría la mala conciencia.

Pero siempre con amor, porque “todo lo que se hace por amor, se hace más allá del Bien y del Mal”.

  

Últimas Publicaciones

16/03/2019

NADIA COMANECI – El hada de los Cárpatos

Nadia Comaeci, la gimnasta rumana que se cansó de batir records.      

15/03/2019

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

            EDITORIAL14 de Marzo de 2019                       Una de las consecuencias que tiene un país cuando cae por el agujero del conejo y…

15/03/2019

EL NIDO DEL CUCO – 14 de Marzo

  EDITORIAL  Apertura  Los mejores – Alejandro Braile  El Espíritu y el Arte – Ramiro Cabrera  Platón y la muerte – Alejandro Pascolini  Deportivo – Damián Di Gregorio  Post Punk…

10/03/2019

MUNDO ZOMBIE

¿Los Zombies como metáfora de la Sociedad Moderna o de la Post-modernidad? Producto del delirio creativo norteamericano, que ve en el comportamiento social los síntomas de una horda moribunda homogénea…

10/03/2019

UNA GIRA CON NATACHA JAITT

POR JAVIER DEFOX La muerte de Natacha Jaitt es un crimen político. Sea cual sea el resultado de la investigación judicial. No importa si fue asesinada o esa noche fue…