21/01/2019

MÚSICA PATAGÓNICA

 

 

 

 

 

 

 

 

Por MIGUEL DONOSO

La música de la Patagonia Argentina, esas pinturas sonoras tan postergadas en su difusión desde Hugo Gimenez Agüero hasta Aristimuño siguen entregándonos sus frutos hasta hoy. 

HOY SE ESCUCHA EL VIENTO SUR, ESE QUE NACE DEL FRÍO 

 

          Para introducirnos en los orígenes de la música Patagónica tendríamos que remontarnos a los ritmos y cantos rituales  que los pueblos originarios de esta tierra desarrollaron, Mapuches y Tehuelches quizás son los que dejaron su sello más profundo, rescatados del olvido por Oscar Giménez, un músico que recopilaba ritmos tehuelches por toda la Patagonia o por el estudioso Mario Echeverría Baleta, quien difunde la lengua tehuelche y muchos otros músicos buceadores que con su trabajo antropológico rearman el rompecabezas del pasado.

Estos ritmos ancestrales, danzas como el Kaani Tehuelche o el Loncomeo Mapuche más la milonga y el malambo sureños y la chorrillera son las herramientas que reciben los cantautores patagónicos para crear un cancionero de la región, es así entonces como surgen músicos imprescindibles como Marcelo Berbel de origen neuquino, de padre español y madre mapuche, Berbel nos dejó composiciones como “Amutuy Soledad” o “El Embudo”, una poesía que musicaliza y graba León Gieco.

“El destino de la palabra es misterioso”, dice Berbel en una entrevista que otorgó a página/12. En la charla cuenta su encuentro con León: “…Estábamos en Los Antiguos, donde coincidimos en un festival, estábamos comiendo y al lado lo tenía a Gieco, en un momento me pregunta: ¿Nunca escribió sobre el tema de la explotación en la Patagonia?  Y sí, claro, le dije, estoy podrido de escribir de eso. Tengo un tema más largo que la mierda… Se lo dí y a la semana, a las cuatro de la mañana, suena el teléfono y es León, me hace escuchar la canción, con música y todo, yo no entendía nada. Y me dice que la va a grabar con Mercedes Sosa, Iorio, el de La Renga, Divididos y no sé quién más, yo no lo podía creer…”. Más allá de este episodio Berbel era un tipo de perfil bajo, que dejó un gran repertorio de canciones y poesías de fuerte identidad sureña y que afirmaba: “…mi política es celeste y blanca y mi patria son los mapuches…”.

Otro músico y compositor ineludible de esta región patagónica es Hugo Giménez Agüero, nacido en Balcarce pero afincado en Rio Gallegos por adopción. El hombre expresó alguna vez:  “…Nacer en un lugar es un accidente, ser de un lugar es una decisión de amor…” y cuenta:  …La “colimba” la hice en Río Gallegos y “ahí me quedé para siempre”– y agrega: “ahí nací de nuevo, crecí como persona, como hombre. Siempre estoy mirando al sur. Creo que el ser de Santa Cruz es un orgullo y una decisión propia…”.

Canciones como Talenke Ytén, Ahonikén o Cacique Yatel son algunas de las páginas musicales creadas por Hugo Giménez  Agüero, que llegó a interpretar en el festival de Cosquín y que junto al resto de su repertorio difundió por todo el país.

En el año 1997 el dúo que formaron Ricardo Iorio y Flavio, ex Cadillacs, editan “Peso Argento”, un disco emblemático que incluye una versión del tema de Hugo Giménez  Agüero, “Cacique Yatel”, interpretada por un ilustre desconocido cantor sureño llamado Ruben Patagonia, junto a Iorio y Flavio, plasmando una versión inolvidable de esta canción que encontró en Rubén un intérprete brillante.

Luego llegaron los discos de Ruben Patagonia, hombre nacido en Comodoro Rivadavia, de origen tehuelche y defensor de las causas de los pueblos originarios argentinos, recorre las rutas y escenarios del país con su voz desgarrada expresando la postergación, las penas, la denuncia y la cultura ancestral de los olvidados del sur.

Otra artista de origen mapuche inevitable es Beatriz Pichi Mailen, que lleva editados dos discos con cantos mapuches que son “Plata”, del año 2002, y “Añil”, del 2005.  Realmente excelentes producciones, en las que se fusionan las canciones originarias cantadas por Beatriz, con toques percusivos y sumándole  elementos electrónicos, editados por el sello Aqua Records.

Por último, en los comienzos de este siglo veintiuno que estamos transitando surge desde la ciudad de Viedma, en la provincia de Rio Negro, una voz que también está haciendo historia con sus propias canciones, esa voz es la de Lisandro Aristimuño. Su música abreva en las aguas del folklore, el pop, el rock y la música electrónica, sin olvidarse de incorporar algunas sonoridades originarias. Lleva editados cinco discos, desde “Azules Turquesas” en el 2001, con piezas fundamentales como “Tu nombre y el mío” o ”Canción de amor”, hasta “Mundo Anfibio”, en el 2012.

A estos y a algunos otros nuevos artistas, como por ejemplo “Puel Kona”, banda de rock Mapuche, todos exponentes de la música patagónica, quizás les esté llegando un tiempo de mayor reconocimiento a su aporte al cancionero argentino y como dice la canción de Aristimuño “…Riega los suelos del sur y moja la nueva cosecha que vendrá…”.

 

Miguel Donoso.

 

“el embudo” – marcelo berbel

Venga m’ hijo hoy le he de hablar de un tema tan cotidiano, que ni usted ni sus hermanos se han detenido a pensar y
eso es por costumbre nomás, por haber nacido aquí, por venir de una raíz marginada de hace tiempo y
contemplando en silencio lo que pasa en el país.

Tal vez nunca meditó que usted con esa dos manos asiste a pagos lejanos, dándole
luz y calor, que también mueve el motor, que anda el cielo y anda el mar o autopistas
de ciudad y las comunicaciones, sin saber por qué razones nada viene y todo va.

Fíjese en el caño aquel, es el famoso oleoducto por donde se van los frutos, como quien dice a granel. Le costará
comprender por qué este petróleo nuestro lo industrializan tan lejos y el subproducto después vuelve a su tierra
otra vez, sabe Dios por que manejos.

Nuestro gas es entubado en caños de alta presión que llevan calefacción para entibiar otros pagos no se me quede
asombrado si le digo que en el gas van muchas cositas más, con variadas propiedades, que enriquecen otros lares y
empobrecen los de acá.

Y los parques nacionales parecieran extranjeros porque ahí somos forasteros los nativos y locales y en sus bosques
colosales, sucede que en ocasiones se convierten en tizones los leños que nadie saca y andan con bosta de vaca, en
los ranchos los fogones.

Y aquellas torres en fila, sujetando el cablerío, se llevan de nuestro ríos lo mejor de la energía, no es una ocurrencia
mía, ni lo quiero avergonzar, pero póngase a pensar que pasaría si nos dieran, por todo lo que se llevan, lo justito y
nada más.

Seguimos siendo colonia de la gallina de arriba, federalismo mentira, desde que tengo memoria. Allá se inventa la
historia, aquí se escribe con sangre, mas vienen de tarde en tarde, en vísperas de elecciones a prometer soluciones
que ya no engrupen a nadie.

No hablemos de agua pesada, regalías minerales, nada viene, todo sale, estrujando la ordeñada. La cuestión está
estudiada para dejarnos de luto, usando cualquier conducto se llevan hasta la tierra, si nuestro sudor sirviera ya
habría algún sudoructo.

  

Últimas Publicaciones

16/03/2019

NADIA COMANECI – El hada de los Cárpatos

Nadia Comaeci, la gimnasta rumana que se cansó de batir records.      

15/03/2019

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

            EDITORIAL14 de Marzo de 2019                       Una de las consecuencias que tiene un país cuando cae por el agujero del conejo y…

15/03/2019

EL NIDO DEL CUCO – 14 de Marzo

  EDITORIAL  Apertura  Los mejores – Alejandro Braile  El Espíritu y el Arte – Ramiro Cabrera  Platón y la muerte – Alejandro Pascolini  Deportivo – Damián Di Gregorio  Post Punk…

10/03/2019

MUNDO ZOMBIE

¿Los Zombies como metáfora de la Sociedad Moderna o de la Post-modernidad? Producto del delirio creativo norteamericano, que ve en el comportamiento social los síntomas de una horda moribunda homogénea…

10/03/2019

UNA GIRA CON NATACHA JAITT

POR JAVIER DEFOX La muerte de Natacha Jaitt es un crimen político. Sea cual sea el resultado de la investigación judicial. No importa si fue asesinada o esa noche fue…