17/12/2018

NUNCA ES DICIEMBRE

 

EDITORIAL

.

.

.

.

 

       Con el transcurso de los años el mes de Diciembre, mes de grandes acontecimientos y tragedias nacionales, se ha convertido en una especie de leyenda urbana donde decimos cada vez, que algo está por pasar, que todo va a explotar, y finalmente nos despertamos en Enero del nuevo año, embriagados de vitel toné y las mismas anécdotas familiares. Siempre que sea una familia políticamente correcta, que sabe y tal vez tenga una lista de las cosas que  no hay que hablar con el Tío Ricardo que se dice peronista de Perón, o  a qué famoso actor violador de menores no hay que nombrar para que no salten las feminazis, ni tampoco comentar las jocosas frases del Papa sobre la homosexualidad para no incomodar al primo ese al que todavía no se le conoce novia y ya va por los 30. En consonancia con los tiempos que corren de inmediatez y liquidez de la realidad, la homosexualidad es ahora una moda, ya no una enfermedad, cambio producido por la alta tasa de empleados que llamaban a sus trabajos  diciendo: “Hola no puedo ir a trabajar estoy gay…me siento muy gay, me voy a pedir un par de días”…, actitud que el gobierno busca erradicar de los trabajadores que queden después del desguace, porque a este país se lo saca adelante trabajando señores.

El que menos mal que no estaba trabajando  fue el policía que en la ciudad de Santa Fe, y sin identificarse, detuvo y golpeó a un nene de 11 años, acusándolo de haber robado. Pero solo corría a un amigo. ¿Es muy loco pensar que si hubiera estado de servicio hubiera disparado directamente? El enajenamiento de las fuerzas policiales por parte del Gobierno llega a su punto más peligroso. Las fuerzas de seguridad ya están preparadas para defender la propiedad privada de una minoría,  apelando a cualquier medida y utilizando fuego a discreción contra cualquier sospechoso. Grave es que al pibe lo rodearon civiles que lo insultaron y hasta lo golpearon hasta que cayeron en la cuenta del error. Grave es también la pasividad y la indiferencia de una mayoría que ven como el estado se convierte en una maquina represiva eficiente, sin culpa, y orgullosa de su papel. Y mientras tanto, una chica de 11 años  muere en un incendio  en un taller clandestino donde vivía con su madre y es la muerte número 9 del gobierno de la ciudad, y 8 fueron niños. De a poco nos van contando el proyecto: Salvar el embrión, legalizar el trabajo infantil y luego matarlos por la espalda.

Este diciembre, sin embargo, puede considerarse un mes histórico ya, debido a la histórica condena para los entregadores de Ford, donde por primera vez la Justicia argentina condena a directivos de una multinacional no solo por su complicidad con el plan sistemático de la última dictadura, sino por su participación directa en los crímenes de ese genocidio. Extraño país este, donde estos fallos nos siguen situando en un lugar de vanguardia mundial con respecto a la lucha por los derechos humanos, mientras grandes franjas de la población piden y aplauden la mano dura, el gatillo fácil y la persecución como método para vivir en paz. Es que el miedo, eso lo sabemos, siempre es el objetivo, porque no hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado (como dijo Bertol Brecht), un burgués que en nuestro país cree que lo que tiene lo consiguió con su esfuerzo y sin ayuda.

Es comprensible cierto temor también, sabiendo que muchos ya se dieron cuenta de lo que votaron, aunque no se atrevan a reconocerlo, porque nadie reconoce nunca que fue un boludo, y eso los hace enojar, y el enojo lleva al miedo, miedo a todo, al inmigrante, que es una especie de inmigrante de  Schrödinger: Te roba el trabajo pero, simultáneamente, es demasiado vago para trabajar y prefiere vivir de ayuda social. Esa lógica es muy fuerte, es de muy sencilla enunciación pero compleja en sus implicaciones. Así funciona el fascismo, no hace falta dictadores grotescos, solo inculcar miedo, solo convertir el mal en una banalidad.

George Steiner: “Sabemos que un hombre puede leer a Goethe por la noche, que puede tocar Bach o a Schubert, e ir por la mañana a su trabajo en Auschwitz”.

  

Últimas Publicaciones

16/03/2019

NADIA COMANECI – El hada de los Cárpatos

Nadia Comaeci, la gimnasta rumana que se cansó de batir records.      

15/03/2019

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

            EDITORIAL14 de Marzo de 2019                       Una de las consecuencias que tiene un país cuando cae por el agujero del conejo y…

15/03/2019

EL NIDO DEL CUCO – 14 de Marzo

  EDITORIAL  Apertura  Los mejores – Alejandro Braile  El Espíritu y el Arte – Ramiro Cabrera  Platón y la muerte – Alejandro Pascolini  Deportivo – Damián Di Gregorio  Post Punk…

10/03/2019

MUNDO ZOMBIE

¿Los Zombies como metáfora de la Sociedad Moderna o de la Post-modernidad? Producto del delirio creativo norteamericano, que ve en el comportamiento social los síntomas de una horda moribunda homogénea…

10/03/2019

UNA GIRA CON NATACHA JAITT

POR JAVIER DEFOX La muerte de Natacha Jaitt es un crimen político. Sea cual sea el resultado de la investigación judicial. No importa si fue asesinada o esa noche fue…