18/09/2018

¡Cocinero, se nace y se hace!

De Ree Gómez Pesci

No importa si naciste o te hiciste cocinero, si te lo inculcaron, si te metiste en la carrera por estar de moda, si pensabas que no ibas a tener que estudiar tanto como en otras carreras, arquitectura, abogacía, medicina (gran error, porque creo que nos queda corta la vida para aprender todo lo que hay en el mundo de la gastronomía). No importa si naciste o te hiciste cocinero, si no estudiaste, y solo trabajaste desde cero en una cocina, si terminaste entre esas cuatro paredes por casualidad, o si heredaste la profesión por un familiar.

      Podés nacer y sentir desde pequeño una fuerza que te empuja hacia los sabores, las cocinas, las recetas o podés adquirir todo eso mientras vas entre sobresaltos por la vida. Cocinero/a se nace o se hace. Ninguno más importante que el otro. Ambos se cortaron las manos a más no poder cuando eran aprendices, limpiaron pisos, lavaron platos y luego transpiraron amor con cada plato que despacharon. Ambos se enamoraron tanto del perfume de una flor, como el de una salsa. En ambos casos vamos de mercado en mercado enamorándonos de tomates, espinacas, frutas, pescados. Nuestras salidas más emocionantes no son a un shopping en busca del último pantalón de moda, nosotros/as salimos en busca de chaquetas, delantales, calzado cómodo y cuchillos, entre otras cosas.

Creo que no importa si naciste o te hiciste cocinero, si te lo inculcaron, si te metiste en la carrera por estar de moda, si pensabas que no ibas a tener que estudiar tanto como en otras carreras: ya sea arquitectura, abogacía, medicina (gran error, porque creo que nos queda corta la vida para aprender todo lo que hay en el mundo de la gastronomía). No importa si naciste o te hiciste cocinero, si no estudiaste y sólo trabajaste desde cero en una cocina, si terminaste entre esas cuatro paredes por casualidad o si heredaste la profesión por un familiar. Al fin y al cabo, lo que importa es que cada día que te levantes, elijas y ames tu profesión y la cuides. Es una de las cosas más fieles que tenemos en esta vida.

Nos ha salvado a muchos, nos ha acobijado, nos ha enseñado y nos ha educado. Nos abrazamos a ella en momentos difíciles, nos emocionamos con ella y también nos escondemos detrás de ella. Así que no importa si naciste, si te hiciste. Lo que importa es todo el amor, la dedicación que le pongas a ella. En lo personal, es la profesión más gratificante del mundo.

  

Últimas Publicaciones

18/02/2019

LA MÚSICA Y LOS VIAJES

POR JUAMPY JUAREZ                  Una de las actividades que mas me gustan es viajar, tanto por mi país como por el mudo.Por suerte,…

15/02/2019

RUFINO BLANCO FOMBONA

 EL NIDO DEL CUCO – AÑO 2 – N° 2 EDITORIAL  Rufino Blanco Fombona nació en Caracas, en 1874, y después de 70 años murió en Buenos Aires. Pocos sabían…

15/02/2019

CACOCRACIA

POR ANDRÉS GARCÍA         Nadie a esta altura podría negar que estamos en medio de un cambalache mediático que no nos deja pensar correctamente, ni asimilar lo que…

15/02/2019

PARTIDOS AL MEDIO

POR SERGIO DI BUCCHIANICO Estimamos conveniente recurrir a datos históricos, periodísticos y a opiniones o miradas de pensadores con mucha más autoridad que la nuestra para tratar de resolver un…

15/02/2019

EDUARDO FALÚ – El Alma de la guitarra

POR MIGUEL DONOSO               Eran los años setenta, época de la primavera camporista y transcurría mi infancia de pantalón corto, la música en casa…