24/07/2018

¿POR QUÉ MATARON A INÉS ZORREGUIETA?

EL NIDO DEL CUCO

En la era de la post verdad, cualquier hecho policial puede convertirse en un oscuro film noir, donde los sospechosos nunca son los culpables y el asesino es una pieza más en un rompecabezas infinito.

Un extraño periodista nos dice que descubrió los hilos de una extraña  conspiración, de la cual no sabemos su alcance. ¿A quién creerle?

Por Facundo García

-Acá hay un complot te digo, acá lo que hay es gente organizada, con total acceso al laberinto del poder, dispuesta a todo con tal de dejar en claro que ellos son los verdaderos dueños.

-¿Pero cómo, de qué manera? ¿sin comunicados, sin amenazas, sin pronunciaciones públicas? ¿cómo transmiten el mensaje?

-Con la muerte, siempre es con la muerte. Es preparar escenarios para que parezca algo que no es, para que creamos en historias de desesperación, depresión, locura transitoria, lo que sea.

-La muerte en este país siempre fue dudosa, todavía buscamos a los treinta mil, todavía buscamos a López, a tantos otros, acá morir nunca es la última certeza, siempre hay una duda.

-Y eso lo saben ellos, lo saben y lo usan, empezaron con el Fiscal, ahora Inés, esto recién empieza. Poné atención, es tan obvio que no sé cómo nadie se dio cuenta todavía, te voy a contar una extraña serie de coincidencias…

-Escucho.

– El Ministerio de Seguridad informó cómo se dio el descubrimiento. “Los efectivos de la custodia de Nisman, pertenecientes a la Policía Federal Argentina, habían alertado a su secretaria en horas de la tarde de su falta de respuesta a los insistentes llamados telefónicos. Al constatar que el hombre tampoco respondía al timbre de la casa y que el periódico del domingo aún se encontraba en el palier, decidieron notificar a los familiares. La custodia entonces recogió a la madre de Nisman en su domicilio y la llevó a la torre Le Parc. Al intentar ingresar, la mujer constató que la  puerta se encontraba cerrada con la llave colocada en la cerradura por dentro. Luego de ser asistidos por un cerrajero, a primera hora de la  noche, la madre ingresó a la vivienda acompañada por uno de los custodios, hallando el cuerpo de Nisman en el interior del baño de su habitación, bloqueando la puerta de ingreso al mismo”.

-Ahora escuchá: “Alrededor de las 21:50 horas, la madre y una amiga de Zorreguieta acordaron ir hasta el departamento de la mujer, dado que no habían podido comunicarse con ella a lo largo de todo el día. La amiga de Inés fue la primera en ingresar al domicilio porque tenía un juego de llaves y, detrás de ella, la madre. Sin embargo, al querer ingresar al dormitorio, la amiga advirtió que la puerta no podía abrirse por lo que ejerció fuerza sobre ella y encontró a Inés Zorreguieta fallecida. Tras dicho episodio, las mujeres dieron aviso al teléfono de emergencias 911, que movilizó al SAME y al personal de la Comisaría N°11 de la Policía de la Ciudad, la cual comunicó lo ocurrido a la fiscalía de turno. La fiscal Oberlander se constituyó en el lugar y encomendó a personal de la Unidad Criminalística Móvil que realizara las diligencias de rigor en el lugar, “no verificándose hasta el momento indicios objetivos de criminalidad”. Sin embargo, aún se está a la espera de los resultados de la autopsia que practicarán los facultativos del Cuerpo Médico Forense”(1).

-Acá está el secreto, acá está la carta robada frente a nosotros y por eso no la vemos. Horas y horas sin poder comunicarse; al igual que al Fiscal, a Inés no la pueden ubicar por ningún lado, se cruzan llamados, se contactan conocidos, finalmente las madres son las que se acercan, acá no hay cerrajero, hay una amiga que tiene llaves, pero es lo mismo, puertas que se abren y otras que no, un cuerpo en el baño, un cuerpo en la habitación, los dos imposibilitando entrar, hay que hacer fuerza, hay que mover lo que impide el acceso, finalmente, el mismo descubrimiento.

-Eso ya es indicio de suicidio no?

-Ya vas entendiendo, eso es lo que quisieron que creamos. Todas las pericias preliminares apuntan a un suicidio, ninguna puerta forzada, ningún indicio de lucha y, principalmente, la imposibilidad de salir del lugar sin dejar rastro. Pero no les salió bien con el Fiscal, tal vez no usaron al personal más experimentado, tal vez se apuraron, pero nuevas pericias dieron por tierra este intento de pasar por suicidio la muerte de un fiscal. Escuchá: el informe forense realizado por Gendarmería lo demuestra:  “…el Victimario 2 se posicionó por detrás de la víctima, sin soltarlo. Producto de la manipulación se generan la caída de sangre sobre el borde de la mesada, la manija de las cajoneras, la pierna izquierda de la víctima y la alfombra”, dijeron. “Seguidamente ubicando a la víctima de espalda a la puerta y frente al espejo, procede a lanzar hacia atrás el cuerpo. Durante la dinámica de la caída hacia atrás, la fuente sangrante generaría los patrones hemáticos hallados en la zona baja de la parte interna de la puerta de acceso, en el piso, en la base del bidet y en la zona circundante”. En lo que llamaron “Tiempo 4”, los gendarmes dicen que el Victimario 2 procedió a la manipulación del cuerpo para colocarlo en la posición final, realizando diversas acciones, entre las cuales tomó ambas manos de la víctima y finalmente (tomando los recaudos necesarios para evitar la alteración de las manchas de sangre) abandonó la zona del hecho.

-No está muy claro cuando dicen “realizó diversas acciones y abandonó la zona del hecho”.

– No importa la claridad en sí, importa la probabilidad, al Fiscal lo mataron, punto. Cómo, de qué manera, cuántos, los detalles no son relevantes; el informe deja claro, desenmascara esta farsa del suicidio, esto es una escena. Gendarmería prueba que toda muerte siempre es una muerte dudosa. Son 300 páginas para establecer el complot, la forma en que trabajan estos tipos, escuchá lo que determina el informe: “… el arma, que fue hallada debajo del omóplato izquierdo de Nisman, fue colocada allí adrede. Las terceras personas, a nuestro entender, colocaron el arma en esa posición para simular una hipotética situación suicida”.

Ahora, si bien se ha mantenido en un hermetismo casi total, se supone que Inés se habría ahorcado con un cinturón, según información filtrada de la autopsia, pero no se sabe cómo murió. Al igual que en el caso del fiscal, si lográs poner una o más personas en la habitación, claramente podés establecer que la sostuvieron, la sujetaron,  tal vez con ayuda de alguna droga, la ahorcaron y prepararon la escena, escuchá, esto dice el informe de gendarmería, el único que pudo descubrir este montaje: “Nisman se hallaba con anestesia disociativa, siendo su voluntad abolida, pero con conservación de su tono muscular, lo cual habría facilitado el posicionamiento de la víctima dentro del baño para una posterior maniobra homicida”. En 2012, Inés fue noticia por una internación en una clínica de la Ciudad de Buenos Aires, según trascendió en ese momento, por problemas de depresión y alimentación. Pero fijate vos que nunca aparecieron partes médicos oficiales que acrediten los motivos de esa internación, ni de otra que se repitió al año siguiente. Mientras en su círculo se hablaba de una prolongada lucha contra la anorexia, las versiones oficiales no existen. Si su diagnóstico era depresión, seguramente se le recetaban distintas drogas, o sea, se podría haber mezclado alguna sustancia que la inmovilizara con relativa facilidad. Es lo mismo, si gendarmería pudo establecer contra toda prueba inicial, contra la perfección de este suicidio montado, que al fiscal lo mataron, es claro que con Inés usaron las mismas tácticas, aprovecharon una historia clínica de bajones y medicalización, esperaron su momento y cuando estuvieron seguros la mataron, montaron la escena y salieron sin dejar rastros, igual… igual que al fiscal.

-En definitiva, un fiscal muere y todo indica que fue un suicidio, pero la pericia de Gendarmería logra desenmascarar un asesinato, no lo establece claramente, pero afirma categóricamente que fue asesinado, pero falta algo en todo esto… el motivo.

-No importa el motivo, no importa cómo y te digo más, ni siquiera importa quiénes, lo importante es dejar establecido que al fiscal lo mataron y eso hace Gendarmería, a Nisman lo mataron, y a Inés también, es lo que sostengo, mismo modus operandi, misma escena.

-¿Pero por qué a Inés?

-¿Por qué no? Hay muchos puntos de contacto con demasiados intereses, vos sabes quién fue el padre de esta chica? Y mirá, entre 2009 y 2011 trabajó en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de Panamá. ¡Panamá! ¿entendés? En 2012, sin embargo, volvió a la Argentina y dos años después, en 2014, Zorreguieta ingresó al Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Carolina Stanley. En el 2016, en un nombramiento que generó cierta polémica por no reunir los requisitos para el puesto, fue nombrada Directora de Despacho y Mesa de Entradas de la Dirección General de Administración de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación, los medios de Holanda reflejaron el caso de la designación de Inés con términos como “ñoqui real” y “nepotismo”.

-Pero antes, hay que descubrir, hay que investigar , hay que establecer, como hicieron con el Fiscal, que no fue un suicidio, que hay demasiados elementos en común como para establecer que también fue asesinada, te repito, el motivo, el móvil, detalles, lo importante es dejar en claro que al fiscal y a Inés los mataron, y usando los mismos métodos. Por qué la mataron, esa pregunta tal vez no se responda, pero si volvemos al Fiscal, motivos hay un montón, de los más variados, te digo y te repito, lo importante es dejar claro que los mataron. ¿Sinceramente te importa por qué mataron a Inés Zorreguieta?

-No

Las más leídas

View All
20/11/2018

LOS MÚSICOS Y EL EGO

 Por JUAMPY JUAREZEn el mundo del Arte el tema del…

18/11/2018

MAURICIO KARTUN: “La política siempre tuvo un gran porcentaje ficcional”.

ENTREVISTA Dramaturgo, director y maestro de dramaturgia. Ha escrito desde…

25/07/2018

JOHANNA, LA MUJER QUE FUE PAPA – Historia Inédita

 En medio del desmembramiento del Imperio Carolingio y las invasiones…

24/07/2018

¿POR QUÉ MATARON A INÉS ZORREGUIETA?

En la era de la post verdad, cualquier hecho policial…

28/05/2018

Eugenio Raúl Zaffaroni: “Al chabón hay que convencerlo que lo tomaron por gil”

Eugenio Raúl Zaffaroni (Buenos Aires, 7 de enero de 1940)…

27/05/2018

Rock y Peronismo: la primera vez no siempre es la mejor

Ese año de 1973, donde por unos meses se respiro…

11/05/2018

Carlos Gardel, Crónica de una muerte anunciada

Pocos saben que el avión de Gardel nunca llegó a…